Archivo de categoría Salud y medicina

Porgiusy

Medicina y ecologismo

Más allá de los factores internos, es decir, la propia información genética y los padecimientos causados por patógenos y microorganismos perjudiciales, en la actualidad se consideran a los factores ambientales y ecológicos como más que relevantes para la preservación de la salud.

La vuelta del ser humano a una vida más ecológica puede significar, según la teoría y los estudios, la vuelta a un equilibrio natural. Este derivaría en una salud más integral para los individuos, ya que consideraría los aspectos generales, como la salud mental y la falta de estrés.

La vida en sectores rurales o alejados de la ciudad, en los que las condiciones naturales involucran un equilibrio con el entorno, puede mantener a las personas alejadas de condiciones perjudiciales que pueden alterar su salud. Entre estas, la mala alimentación o la exposición a sustancias químicas o a la contaminación de las ciudades.

Además, el ecologismo entiende al individuo ya no como portador de una enfermedad, sino como una persona que ha perdido su equilibrio interno, físico y mental, y que debe buscar un equilibrio con su entorno ecológico.

La mirada de vuelta a la naturaleza significa, además, una nueva medicina, más natural, que entienda al hombre como un ser en constante comunicación con su entorno.

Porgiusy

Salud integral: origen y contexto

Desde finales de la década de los 70, se extendió el concepto de que la medicina era más que la restauración del equilibrio físico de los pacientes. La farmacología había ganado bastante terreno y la corrección de problemas médicos mediante operaciones y procedimientos quirúrgicos ya no era suficiente.

En este contexto, en 1978 se celebra la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de Salud de Alma-Ata, evento que destacó la importancia de las medidas sociales para mantener una salud integral en las personas.

Entre las medidas destacan el acceso al agua potable, la correcta nutrición de las personas, la vacunación masiva y la atención primaria mejorando el acceso a los procedimientos médicos y quirúrgicos.

Por lo demás, la condición psicológica también ganó bastante terreno en la concepción de «salud» del siglo pasado, ya que se define este concepto como un equilibrio completo entre cuerpo, mente, e incluso espíritu.

Además, la medicina actual también incorpora todas las aparentes ambivalencias sociales y culturas, tomando en cuenta la realidad específica de cada una de las naciones y los pueblos. Ya no existe una medicina generalizada para toda clase de individuo, sino se estudia cada caso como particular, por lo que la historia de vida del individuo toma real relevancia en este contexto.

Finalmente, las relaciones interpersonales también se incorporan al nuevo paradigma de salud. Se pone especial énfasis en la integración de la familia en todos sus ámbitos, el cuidado de los niños y los ancianos, y en un correcto desarrollo de los primeros.